LA PRIVACIDAD EN LA RED

20/3/2014   Por Lorenzo Herrán Suero

            No es nada nuevo. Páginas como Twitter, Facebook, Tuenti o Google+ llevan mucho tiempo con nosotros, ya forman parte de nuestro día a día y la sociedad tiene cada vez más aceptada la idea de dar información personal a cambio de nada.

            No se pueden discutir las grandes posibilidades que estas redes nos proporcionan (mantener contacto con amigos y familiares, comunicarnos de una forma totalmente instantánea con ellos,…). Pero, ¿de verdad merece la pena?

            Quiero empezar con una experiencia personal, en este caso, con la red de Google+. No hace mucho, Google obligó a todos los usuarios de YouTube a crear una cuenta en su nueva red social, lo que no fue recibido de muy buenas formas, pero no había forma de contrarrestarlo si no querías perder tu cuenta en YouTube. La creación de cuentas era sencilla y bastante rápida, nada fuera de lo ordinario.

            Mi preocupación llegó más tarde, con una cosa bastante remota. Me compré un nuevo móvil con sistema operativo Android, después de haber manejado siempre iPhone. Para mi sorpresa, después de rellenar algunos formularios usando mi cuenta de Google, veo que, mediante mi cuenta en Google+, se habían añadido los números de teléfono de familiares, amigos, conocidos… todo sin mi consentimiento. ¿Cómo sabía Google quiénes eran mis conocidos si mi lista de amigos en su red estaba completamente vacía? Indagué por todos lados para buscar una explicación, hasta que di con la razón más lógica. Todos esos números de teléfono habían salido de mi cuenta de Skype. Pero, ¿cómo? Yo nunca di permiso para que eso pasara y Microsoft, la empresa que está detrás de Skype, había compartido mis datos con Google.

            Ahora, disfrazado detrás de una forma “cómoda” de configurar mi móvil, Google cuenta con la información de mis amigos y familia, sabe mi nombre, qué móvil uso e, incluso, podría saber dónde estoy casi en cualquier momento, dado que Google, por defecto, envía datos “anónimos” de mi localización desde mi teléfono.

            Esto está ocurriendo continuamente con casi cualquier aplicación o página web. Incluso, Facebook tiene libre acceso a una de las más utilizadas, WhatsApp, donde puede acceder fácilmente a datos como tu foto, parte de tus conversaciones y tu nombre, aunque esta información no se publique.

            Esto ocurre en cualquier tipo de páginas web. Si tomamos como ejemplo elpais.com, solo por entrar a la página principal, ya hay cuatro empresas diferentes recopilando información; dos de ellas, recopilando información sobre las páginas que visitas, y las otras dos, recopilando información para crear encuestas.

            En definitiva, ¿es esto malo? Mucha gente dice no importarle que esos datos acaben en manos de otras personas, ya que lo más seguro es que ni siquiera les lleguen a ver jamás en persona. Lo cierto es que estas empresas, como empresas que son, solo buscan la forma de sacar dinero con esos datos, lo que acarrea que esos datos sean usados de una forma “pasiva”, por ejemplo, vendiendo estos datos a otras compañías.

            Tal vez, tú creas que solo una o dos personas conocen datos tuyos. Lo cierto es que esta información pasa por muchos miles de manos cada año y que hechos insignificantes para ti, como bajar una aplicación o visitar tu página web favorita, generan más datos sobre ti cada día y, en muchos casos, se comparte y almacena de una forma no segura.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s