¿HAY SOLUCIÓN?

 

28/3/2014   Por Beatriz Pintón Riesgo

¿Por qué los padres no nos entendéis? ¿Acaso no habéis sido niños, no habéis jugado, no habéis tenido pequeños amores que aún recordaréis?
Cuando llegáis a la edad adulta, todo lo vivido en años anteriores parece no importar de cara a los hijos; nos dais la imagen de “yo he sido un buen hijo siempre, nunca he sido malo, jamás me he enamorado, tampoco me he peleado”. Lo peor de esto es que pretendéis que lo creamos y sigamos esos modelos que ni vosotros mismos habéis querido seguir.
A pesar de que vivimos la adolescencia en épocas distintas, estoy segura de que, cuando erais niños, os encontrabais en una situación parecida y os quejabais. Yo siempre me pregunto si de verdad nos escucháis quejarnos de lo que no nos parece bien. Sí, somos vuestros hijos y queréis lo mejor para nosotros y tenernos controlados. ¿De verdad habéis olvidado que, cuando vuestros padres intentaban imponeros controles y prohibiciones, os molestaba y os rebelabais?
¿Hablamos de cosas concretas? ¿Por qué tantos obstáculos a que vuestros hijos comiencen alguna relación nueva o tengan novi@?. Pondré un ejemplo: estoy segura de que si yo, en caso de que me gustara una persona de mi mismo sexo y comenzara una relación y la ocultara diciendo que es mi amiga, no lo veríais mal (si no conocéis mis gustos sexuales); sería, simplemente, una amiga. Pero si llego a casa diciendo que me he hecho muy amiga de un chico, lo primero que pensaríais es que hay algo que oculto, cuando realmente es solo mi amigo. ¿Qué quiero decir con esto? Que, a veces, estáis muy confundidos respecto a las personas con las que pasamos más rato y os llenáis la cabeza de preguntas que ni siquiera pueden contestarse.
En vuestra juventud, habréis tenido épocas en las que los chic@s empezaron a gustaros y os fijabais en ell@s… Nosotros pasamos por las mismas situaciones, la vida es así. Entiendo que, si nosotros empezamos a salir con una persona, os preocupe; puede ser algo que no os esperéis, pero, poco a poco, deberéis ir aceptando. Os soléis quejar de que hay poca comunicación entre padres e hijos, pero, ¿de verdad creéis que os lo diríamos, con las dificultades y las prohibiciones que nos ponéis cuando os lo contamos?
Necesitamos madurar y experimentar nuevas sensaciones, esas que también os ha gustado probar a vosotros, por nosotros mismos.
Ojalá fueseis conscientes de que las cosas no son tan fáciles y nos entendierais un poco. Vosotros habéis sido jóvenes, os ha gustado salir, tener amistades,… No pretendáis apartarnos de esas pequeñas cosas de la vida; todo es importante para nuestro desarrollo y debéis respetarlo.
Nadie es perfecto. Si dais o queréis dar terapia sobre valores, comenzad por el principio, aprendiendo vosotros; lo primero, empezad por entender que la perfección no existe y, segundo, no pretendáis cultivar algo que es casi imposible. Nadie va a ser exactamente como queréis.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s