LA ACTUACIÓN FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

1/4/2014   Por Lorenzo Herrán Suero

La violencia de género, definida como el ataque de una persona a su compañero sentimental, pero no restringida solo a esto, también puede referirse a problemas de convivencia (por ejemplo, entre compañeros de piso) o discriminación hacia el otro sexo. Las causas, por supuesto, pueden ser infinitaso o, incluso, o haberlas.

Hace unos meses, la madre de un amigo, a la que nunca le ha ido muy bien en la vida, apareció en un programa de televisión, con el que di por casualidad. Era el programa de La 1 de Televisión Española Entre Todos, dedicado a levantar dinero entre todos los espectadores que estén dispuestos a donar. La persona que llega al plató cuenta su historia y, tras un rato de confesiones, se abre el turno de las donaciones.

Suena raro, pero no me parecía nada fuera de lo normal; al fin y al cabo, la mujer de la que hablo siempre estaba intentando sacar dinero de todos lados y no era la primera vez que recurría a la televisión. Sin embargo, esta vez dijo algo que me hizo abrir los ojos: durante la entrevista que la presentadora le estaba haciendo, mencionó que había sido maltratada por su pareja, lo que me hizo pensar “¿Cómo alguien, a quien conozco desde que tengo uso de razón, una persona tan encantadora y sensata, podía haber aguantado tanto tiempo sin decir nada a nadie?”. Desde luego, la perspectiva cambia totalmente cuando el problema afecta a alguien que conoces.

No sé muchos más detalles de ese maltrato, pero me dediqué a buscar información y consultar algunas leyes que contemplen estos casos.

Empecemos por esos detalles, concretamente, por lo más difundido: los anuncios en televisión. Es muy normal encontrarse anuncios, a cualquier hora del día, que representan a la mujer como un robot obediente que se encarga de realizar las tareas de casa, sobre todo, en anuncios de productos de limpieza o electrodomésticos. Esto es alarmante, ya que estos anuncios recurren a esta imagen de una mentalidad antigua, pero la refrescan, lo que impide que se superen, de una vez por todas, esos estereotipos.

Sobre las leyes, lo que más me impresionó es que están escritas para proteger concretamente a la mujer en un caso de violencia de género. Sí, parece normal, ya que es lo más abundante, pero la violencia de género no es exclusiva de un hombre hacia una mujer, y desde luego, si las leyes no ayudan al caso anterior, alguien que tenga este problema puede caer en un agujero legal que lo único que le hará ganar es la experiencia de perder tiempo y dinero. Además, le otorga a cualquier mujer una autoridad desmedida sobre el hombre (lo que precisamente se intenta evitar), ya que puede denunciar un caso falso a las autoridades y, aún así, contar con el apoyo legal.

Una forma en la que las leyes intentan evitar futuros ataques es con las órdenes de alejamiento, lo que supuestamente mantiene al maltratador a una determinada distancia de la víctima. Aunque, seamos francos, esto no ha parado ni parará nunca a nadie. Un simple papel no puede mantener a una persona alejada de otra, en ningún caso. Lo único que este papel otorga es la capacidad de llamar a la policía si la víctima ve que su maltratador está dentro del radio acordado, pero, aún así, esto tampoco sirve de mucho, ya que este puede irse en un momento, sin dejar atrás ninguna prueba de que ha estado en la zona.
Entre las medidas propuestas para combatir a los agresores está el permiso que tiene la víctima para usar de armas eléctricas (taser) que incapaciten al maltratador; el permiso para el uso de espráis de pimienta; el cambio forzado de localización e identidad del maltratador; o el aumento del tiempo de cárcel para los condenados, con un seguimiento especializado para corregir su conducta. Medidas que pueden parecer muy radicales, pero que, desafortunadamente, son la única forma de repeler de verdad a los agresores.

Un comentario

  1. Totalmente a favor y genial opinión. Como mujer que soy, reivindico mis derechos y no soporto la idea de que podemos tener un maltratador cerca de nuestro entorno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s