“Alguna vez me han dicho que los latinos somos inferiores a los españoles”

 

Entrevistamos a un joven universitario que, en su adolescencia, se vio obligado a salir de su país natal (Colombia) e iniciar una nueva vida en España. Ahora vive en Móstoles y nos relata cuál ha sido su experiencia en estos años. A petición suya, no revelamos su identidad en la entrevista.

 

5/4/2014   Por Daniela González Ocampo

DANIELA: ¿De dónde eres?

ANÓNIMO: Soy de Colombia, Pereira

D: ¿Qué edad tienes?

A: Tengo 27 años

D: ¿Cuándo llegaste a España y que edad tenias?

A: Tenía unos 16 años

D: ¿A qué grado entraste?

A: Entré a 4º de ESO

D: ¿Cuál fue el motivo de tu migración?

A: Nosotros estábamos muy mal económicamente, así que una amiga muy cercana de mis padres llego un día a nuestra casa con cinco boletos para viajar a Alemania. No tuvimos más opción que irnos. Después de un año allí, decidimos venirnos aquí a España (Móstoles).

D: ¿Qué fue lo que más se te hizo difícil de este cambio?

A: Pues yo nunca había salido del país y siempre había estudiado en el mismo colegio hasta entonces, así que irnos para otro continente, aunque fue muy emocionante, no me dejaba de asustar. Tenía mucha incertidumbre, estaba asustado por el colegio y no quería dejar a mi familia y a mis amigos.

D: ¿Qué diferencias notas de la gente de aquí en comparación con tu lugar de origen? 

A: (Risas) Cuando recién llegamos, nos impresionaba lo brusco que hablan los españoles; aunque me gusta mucho el acento, no dejaba de pensar que estaban peleando o, cuando me hablaban, pensaba que me estaban regañando. Me costó mucho acostumbrarme. Además, pienso que aquí son muy cívicos; en clase, me impresionaba por lo juiciosos que eran mis compañeros, ya que el ambiente en clase en Colombia es muy pesado y no dejaban dictar clase, pues se mantenían gritando y jugando.

D: Este cambio, ¿en que favoreció o afectó a tu entorno familiar?

A: Nos favoreció muchísimo, ya que, cuando vivíamos en Colombia, yo casi nunca veía a mis padres, pues ellos trabajaban todo el día y llegaban cuando yo ya estaba durmiendo; aún así, no ganaban el dinero suficiente y vivíamos en la casa de una amiga (la que nos dio los boletos). Al llegar a España, mi padre comenzó a trabajar como taxista y mi madre como empleada de servicio; ya los veía más y nuestra  calidad de vida creció y ya tenemos casa propia (risas).

D: Se habla mucho de la discriminación racial en este país. ¿Te has encontrado en alguna situación similar?

A: Sí. En mi colegio, en algunas ocasiones, me dijeron que los latinos éramos inferiores a los españoles y me mantenían preguntando si mis padres eran narcotraficantes por el hecho de ser colombianos. Esto último no solo me lo preguntaron aquí, sino también en Alemania. Me sorprendía la mala fama que tiene Colombia en ese aspecto.

D: ¿Has acogido a España como tu patria? ¿Por qué?

A: Sí. Después de tantos años, veo a España como mi hogar. Aquí he aprendido muchas cosas nuevas y me ha dado una nueva oportunidad.

D: ¿Pensarías en volver a Colombia en algún momento de tu vida? 

A: Pues lo he pensado muchas veces, la verdad. Colombia es un país maravilloso. Cuando termine mi carrera universitaria, lo más seguro es que sí vuelva.

D: ¿Qué consejo le darías a un recién emigrante que se encuentra en la misma situación que tú un día experimentaste?

A: Que tenga mucha paciencia. Los cambios son duros, pero, si es lo mejor para aquella persona, que luche por sus sueños, que persevere, y pues le deseo toda la suerte del mundo.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s