LA CRISIS ECONÓMICA ACTUAL (OTRA VISIÓN)

6/1/2015    Por Patricia Oliveros Navarro

Desde 2008, la economía mundial se ha visto envuelta en una fuerte crisis económica, con foco en EE.UU y consecuencia de la especulación y la desregulación financiera llevada a cabo en todos los países considerados como las grandes potencias económicas.

Para entender cómo se ha llegado a la situación que estamos viviendo hoy en día, siete años después, es necesario analizar detalladamente el origen de esta crisis, olvidando todo lo escuchado en los medios de comunicación hasta ahora y teniendo una actitud y opinión críticas.

El objetivo de este trabajo es estudiar las principales causas de esta crisis económica mundial: las primeras acciones que llevaron a esta situación y que tuvieron lugar muchos años atrás, al igual que el olvido de la lección aprendida con el famoso crack del 29, así como analizar el desarrollo de la crisis y las consecuencias negativas que ha tenido para la población media y baja (sin duda, los sectores más afectados y desprotegidos).

Todos somos conscientes de la importancia de este tema, ya que afecta a las sociedades de todos los países, independientemente de los recursos disponibles en cada uno de ellos, impidiendo o estancando el crecimiento y desarrollo en todos los aspectos y en los más básicos como la educación, la investigación, el derecho al trabajo, etc., a la vez que deja ver los puntos débiles del sistema capitalista.

La crisis económica condiciona nuestra realidad en las acciones más cotidianas: el aumento del precio de los productos básicos; pérdida de oportunidades de estudiar en la universidad pública por los recortes en becas; ver cómo personas ancianas no pueden pagar su casa después de tantos años de trabajo por su insuficiente pensión y han sido engañados por sus bancos; recortes y subidas de impuestos que actúan de forma tan negativa dentro de la sociedad y no ayudan en absoluto a incentivar el consumo; familias que difícilmente consiguen dar de comer a sus hijos, ya que ninguno de los miembros tiene trabajo… Los efectos han sido notables en todos y cada uno de los aspectos de la vida de las clases trabajadoras y éstos presencian cómo no se respetan sus derechos a la vez que se les piden esfuerzos que no pueden realizar mientras los altos cargos se preocupan por cosas que no son nada importantes en este momento.

CONCEPTOS BÁSICOS

  • Crisis económica

Fase del ciclo económico en la que se pasa de la prosperidad económica a la recesión y depresión en la economía de uno o más estados, se producen cambios negativos en las principales variables económicas, especialmente en el PIB, y la recuperación es larga y lenta. Está caracterizada por un alto índice de paro, depreciación de la moneda y descenso de los salarios.

  • Funcionamiento de un banco

Las familias abren una cuenta corriente o un depósito de ahorro en estas empresas comerciales y a cambio esta les paga un interés. Al mismo tiempo, con el dinero que las familias han dejado en el banco, éste se lo deja a empresas o familias a cambio de que les paguen un interés, más alto que los que los bancos pagan a las familias en el primer caso, de esta manera obtienen los beneficios. Los bancos también se prestan dinero entre ellos cobrando intereses en función del Euribor en el mercado interbancario.

  • Economía productiva vs Economía especulativa

La economía productiva es la llamada economía real, la actividad económica que tiene como objetivo producir y distribuir bienes y servicios para satisfacer las necesidades humanas.

La economía especulativa es la actividad económica cuyo objetivo es obtener ganancias sin producir bienes y servicios, por medio de la compra de estos bienes, vendiéndolos a un precio superior del real. Tiene una consecuencia negativa para la sociedad, ya que hace que aumenten los precios de los bienes.

  • Burbuja inmobiliaria

Fase de prosperidad y crecimiento que experimentó el mercado inmobiliario debido a la bajada del precio del dinero que hizo que pedir un crédito o hipoteca fuese más barato. Los ciudadanos se aventuraron a comprar pisos, lo que hizo que aumentara la construcción y los precios mientras el comprar se convertía, además, en una inversión de futuro.

ORIGEN DE LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL (PRINCIPALES CAUSAS)

  1. El mercado inmobiliario despega

A principios del s.XXI, tiene lugar en EE.UU y en Europa la llamada burbuja inmobiliaria, fase de crecimiento del mercado inmobiliario provocado por la bajada del precio del dinero. Esto hace que pedir un crédito o una hipoteca sea mucho más barato, ya que los intereses que se pagan son mucho más bajos. Ante esta situación, los ciudadanos comienzan a comprar casas pidiendo hipotecas a los bancos, sin fijarse en la condiciones de estas y sin pensar en las consecuencias que pueden tener en un futuro. Lo más común del momento era hipotecarse.

Este hecho provoca la subida de los precios de los inmuebles (ley de la oferta y la demanda) y la construcción masiva de estos, ya que la gente no solo compraba para entrar a vivir en ellos, también como una inversión de futuro: vender el piso a un precio mayor del inicial.

  1. El negocio de los bancos decrece

El precio del dinero   baja. Este hecho es algo muy negativo para las empresas comerciales, lo que contrasta con el efecto positivo en el mercado inmobiliario. Supone que los beneficios que obtenían cobrando intereses de hipotecas o préstamos, el centro de su actividad, se reduce. Los bancos comienzan la búsqueda de nuevos productos para revivir e incrementar sus beneficios y no caer en la quiebra.

  1. Los bancos contraatacan: un nuevo invento financiero

En Estados Unidos, surge la “genial” solución para combatir la bajada del precio del dinero por parte de los bancos: aumentar el número de los préstamos que se dan. Esta concesión de préstamos se extiende a personas clasificadas como “no fiables” por los bancos, ya que no tienen ni trabajo fijo, ni ingresos fijos ni propiedades que puedan avalar estos préstamos. Estos individuos son los llamados NINJAS (Non Income, Non Job, Non Assets).

¿Riesgos? En ese momento, a los bancos esta práctica arriesgada no les supone ninguno, lo tienen todo bien controlado, o eso creían. El préstamo solo se les concederá a los NINJAS cuando tengan como objetivo comprar una vivienda; así, aprovechándose del auge del mercado inmobiliario en el que supuestamente los precios no iban a parar de incrementarse, si estos no pagan la casa, el banco la podrá vender por más valor. Además, se añade el hecho de que no son fiables y pueden cobrar intereses más altos.

Nacen en Estados Unidos las famosas y problemáticas hipotecas subprime, hipotecas basura con un nombre “guay” que oculta la realidad a la que los NINJAS se tendrán que enfrentar y que nacen como fruto de la buena salud del mercado inmobiliario, de la avaricia y la falta de razón.

  1. El riesgo se hace global

Los bancos americanos necesitan seguir con su negocio y, para ello, más dinero. Toman dos decisiones: pedir préstamos a bancos de cualquier parte del mundo o vender las hipotecas basura a otros bancos o empresas financieras mundiales.

Pero, ¿por qué iban a aceptar el resto de bancos estas hipotecas? Los bancos americanos, como siempre, inventan otra solución: crean paquetes de hipotecas con riesgo y sin riesgo y les ponen un nombre “molón”. De esta manera, la deuda que tenían con el primer banco los NINJAS, ahora la tienen con un banco de otra parte del mundo y lo mejor es que ese banco no lo sabe. El dinero de las personas que confían en su banco del barrio comienza a estar en alto riesgo al estar dando vueltas por el mundo en manos de personas no fiables, que no pueden devolverlo.

Poco después, esta situación de riesgo daría paso a la intervención del gobierno rescatando a los bancos para que puedan devolver el dinero a sus clientes, como consecuencia del impago de los NINJA.

  1. Todo se hunde: estalla la burbuja inmobiliaria

Sucede lo impensable, lo inimaginable y el detonante definitivo para la situación tan delicada que se estaba gestando: la burbuja inmobiliaria estalla, el mercado inmobiliario se desploma debido a que sube el precio del dinero y los ciudadanos no pueden afrontar el pago de la hipoteca que supone la compra de una vivienda.

Pero, ¿qué ocurre con las hipotecas de alto riesgo? Como era lógico y de esperar, dejan de pagarse, ya que los hipotecados no pueden hacerles frente con esos intereses tan altos, durante tantos años y con sus bajos salarios. Como consecuencia, todos los bancos involucrados se quedan con sus casas pero no pueden cumplir las expectativas que tenían de venderlas, porque nadie compra.

Los bancos no se fían entre ellos, no se prestan dinero y si lo hacen, los intereses son altísimos. El interés que pagan las personas por la hipoteca varía en función de los intereses que los bancos se aplican, estos suben sin parar. Todos los que habían comprado una casa en esa situación perfecta se encuentran con que no pueden pagarla debido al alto interés.

  1. La crisis se propaga a todos los sectores

Los bancos no tienen dinero debido a que ya no se prestan dinero entre ellos. No dan hipotecas ni préstamos y sin éstas, las personas no compran casas. El mercado inmobiliario mundial se desploma. Miles de casas se quedan sin inquilinos y los especuladores se quedan con sus propiedades.

Por otro lado, la gente que tiene hipotecas debe reducir en gastos adicionales para poder pagarla y deja de consumir tanto. Esto se ve reflejado en las empresas, disminuyen sus beneficios y despiden trabajadores, el paro aumenta. Estos trabajadores que pierden su trabajo y dejan de consumir. La crisis va llegando así a todos los sectores de la sociedad.

Los NINJAS dejan de pagar sus hipotecas, lo que da lugar a los desahucios, impagos, números rojos, etc.

DESARROLLO DE LA CRISIS ECONÓMICA MUNDIAL

   Las lecciones aprendidas con el crack del 29 son olvidadas por los gobiernos, instituciones financieras y consumidores, lo que lleva a una de las crisis económicas más graves de la historia y que, a día de hoy, muchos países no han logrado superar aún.

Hay que recordar que Estados Unidos llegó a la situación de crear esos paquetes “basura” y venderlos por todo el mundo por varios motivos:

El estallido de la burbuja de internet llevó a George W. Bush a buscar un plan para facilitar liquidez y dinero barato, a lo que se añadió el atentado del 11-S que hundió el consumo, y el gobierno se vio obligado a bajar los tipos de interés y a reducir los impuestos para incentivar el consumo. Sin olvidar que, en 1999, los lobbies de los bancos consiguieron que el gobierno aboliera la ley Glass Steagall, una normativa implantada en 1933 por el presidente Roosevelt que prohibía que los bancos mezclasen sus actividades minoristas con inversiones especulativas para impedir las malas prácticas que llevaron al crack del 29. Como se puede ver, el ansia de ganar dinero se impuso al uso de razón, sin pensar en las consecuencias. Y así, los NINJAS accedieron a la compra de casas.

Años después y como consecuencia de las prácticas bancarias arriesgadas, el desplome del mercado inmobiliario, desahucios, impagos, números rojos en los bancos, la propagación de la crisis, cada día más rápida, a otros sectores, etc., comenzaron los primeros rescates.

El primero en ser rescatado fue el banco estadounidense Bear Stearns. Como muchos otros, había vendido hipotecas subprime por todo el mundo y podía quedar en bancarrota, lo que causaría la de muchos otros por todo el planeta. Estados Unidos no quería reconocer la gravedad de lo que estaba pasando y mantenía que era un caso aislado, pero, poco después, se produjo el rescate de Fannie Mae y Freddie Mac, que casi provocan la ruina del país.

Los rescates con dinero público a los bancos estadounidenses sucedían uno detrás de otro. Para no dar la impresión de que se les rescataba con dinero público por los problemas que ellos se habían buscado, se decide no rescatar a Lehman Brothers, banco que tenía grandes conexiones con otros bancos mundiales por la venta de hipotecas basura. Así, al día siguiente, las Bolsas de todo el mundo se habían desplomado. Este hecho provocó la quiebra de la aseguradora AIG, además de la de Washington Mutual. Los gobiernos de todo el mundo se vieron obligados a rescatar a sus bancos y llegaron a acuerdos para salvarlos y evitar que se repitiera la historia de Lehman Brothers.

Estaba claro: la crisis había llegado a las economías mundiales. Era necesaria la intervención de los gobiernos para evitar la ruina de los países. De esta manera, los principales países del mundo (G20) se unieron para tomar decisiones conjuntas y lograr estabilizar la situación económica mundial. Lo consiguieron, pero, aún así, la gravedad de las actividades llevadas a cabo por los bancos se reflejó en el comercio mundial. Este no paraba de hundirse, la gente no consumía, lo que provocaba la falta de actividad e ingresos y, como consecuencia, el despido de trabajadores, lo que hacía aumentar el paro de forma imparable. La economía mundial se estaba enfrentando a la Gran Recesión.

Las economías mundiales tomaron direcciones diferentes para salir de esta situación. Estados Unidos siguió las lecciones de Keynes que tanto le habían ayudado con el crack del 29 y mantuvo la política de gasto público y estímulos económicos para incentivar el consumo en la población, mejorar la situación de las empresas y disminuir el paro. La economía estadounidense logró superar la recesión y comenzar a crecer. En la actualidad crece un 2% anual, aunque el paro aún se mantiene alto.

Pero, ¿qué medidas se adoptaron en Europa? Europa decide ir por otro camino, el de la austeridad y control del gasto, al contrario que Estados Unidos.

En 2009, el Partido Socialista de Grecia (PASOK), liderado por Yorgos Papandreu, gana las elecciones y descubre que el anterior gobierno, con la ayuda del banco de inversión Goldman Sachs, había utilizado derivados financieros para esconder el déficit público del 12,7% frente al 3,4% de las estadísticas oficiales. Grecia estaba al borde de la quiebra, su deuda superaba el 100% de su PIB y no podían hacer frente a los intereses. Los derivados de la deuda griega habían sido colocados a los bancos de toda Europa, especialmente a los alemanes. Se podía repetir la situación de Lehman Brothers por toda Europa si Grecia no pagaba, al mismo tiempo que el euro podía desestabilizarse.

En la Unión Europea chocaban 27 políticas fiscales distintas. Como consecuencia, esta se debilitó y cada país tomó sus propias medidas. Por su lado, Alemania se proclamó árbitro de la política europea e impuso a los países más afectados por las hipotecas subprime una política de austeridad y ajustes de pago. Cabe recordar que Alemania estaba muy contaminada por las hipotecas subprime llegadas de Estados Unidos y también por bonos de deuda europeos.

Tras un período de discusiones y enfrentamientos en la Unión Europea, Angela Merkel, la canciller alemana, cedió y permitió el 2 de mayo de 2010 el rescate a Grecia con la colaboración del Fondo Monetario Internacional. Se inyectó dinero por valor de 110.000 millones de euros. La política y las condiciones establecidas seguían siendo las de austeridad: recortes de gasto público, bajada de pensiones y sueldos públicos…

Es algo obvio que las condiciones impuestas no hacían mejorar la situación de Grecia. Al revés, la hundían más y fue necesario un segundo rescate en 2011. Las medidas de austeridad y de ajuste del gasto público impuestas por Alemania estaban lejos de resolver los problemas económicos y hacían crecer la desconfianza del sistema. Estas medidas provocaron el rescate de Irlanda (2010) y Portugal (2011), al mismo tiempo que España comenzaba a sufrir problemas de liquidez, aunque, en un principio, esta no había sido contaminada por las hipotecas subprime.

Poco después, el BCE, influido por Alemania para controlar la inflación, subió los tipos de interés en 2011, llevando a sus socios a una segunda recesión.

Nos encontramos en 2012, la continuidad del euro está en duda y los inversores huyen hacia Estados Unidos, encareciendo la financiación de los países más débiles de la UE. Las medidas aplicadas por Alemania no dan resultado, frenan el crecimiento de los países y conducen a Europa a una gran depresión. Hay que buscar otra salida.

LA CRISIS ECONÓMICA EN ESPAÑA

   El hecho de que España se encuentra en una grave crisis es algo innegable. Desde el verano de 2008, tras la caída de EE.UU, cada día nos despertamos con una nueva noticia de corrupción, desahucios, aumento del paro, cierre de empresas… ¿Cómo llegamos a esta situación? Para entenderla, es necesario remontarse a las primeras causas, dieciséis años atrás.

Año 1998. El gobierno de José María Aznar decide aprobar la nueva Ley de Suelo, que proponía privatizar el mercado del suelo y tuvo una gran acogida por ayuntamientos y comunidades autónomas. La Ley de Suelo consistía en aumentar el terreno urbanizable para hacer de este un negocio atractivo para los empresarios, que comenzarían a construir más casas y, al haber más oferta, bajarían los precios, permitiendo la entrada de los jóvenes a la compra de casas.

Año 2002, en plena burbuja inmobiliaria, el gobierno de Aznar implantó la nueva reforma laboral, que consistía en reducir los derechos laborales para incentivar la contratación y, así, reducir el paro. Como consecuencia, miles de jóvenes abandonaron sus estudios ante la demanda de mano de obra en la construcción, a la vez que aumentó el número de inmigrantes que vinieron a trabajar a nuestro país.

Comprar casas en España estaba “de moda”, al igual que le inversión en la construcción. Por otro lado, la Ley de Suelo tuvo el efecto contrario: al dispararse la demanda de la vivienda, el precio de los pisos subió, lo que provocó que aumentara el precio del suelo y, por lo tanto, si el precio del suelo sube, también lo hace el precio final del inmueble. El margen de beneficios acercó a los especuladores que consideraron la compra como una inversión. Como resultado, el precio de la vivienda se disparó, pasando de 915€/m2 en 1990 a 1.667€/m2 en 2002.

En el año 2005, el mercado inmobiliario estaba desatado, llegando a construir en un año más vivienda que Francia, Alemania e Italia juntas. Y además, se construía en cualquier sitio, incluso en zonas ilegales. Gracias a la construcción, el PIB español no dejaba de crecer, pero, aún así, no se invertía en I+D.

Se avecinaba lo que nadie quería imaginar, el precio de la vivienda se disparó hasta los 2.516€/m2 y, mientras que esta aumentaba su precio, los sueldos no crecían y se mantenían bajos. Aún así, la gente seguía comprando casas. ¿Cómo lo hacían?

Aquí aparecen los bancos, que empezaron a bajar las exigencias para conceder créditos o hipotecas. Se los daban a las personas “no fiables”, sin sueldo fijo y sin aval. Para asegurarse de que no iban a perder nada, los créditos podían devolverse durante 40 años y, si estas personas, llamadas NINJAS internacionalmente, dejaban de pagar, el banco se quedaría con la casa y la vendería por un precio mayor, recuperando la inversión y obteniendo beneficios, ya que se pensaba que el mercado inmobiliario no iba a dejar de crecer. De esta manera y gracias a los créditos, con un sueldo bajo se podía vivir genial por primera vez.

En el año 2007, el precio de la vivienda alcanza los 2.905€/m2 y la deuda de las empresas, familias y administraciones públicas con los bancos estaba descontrolada, al igual que la de estos últimos con los bancos internacionales. El único motor de riqueza era el crecimiento y ese crecimiento existía gracias a la deuda que cada vez era mayor.

En el año 2008, el precio de la vivienda era tan alto que las personas llegaban a hipotecarse durante 40 años para poder pagar un piso pequeño.

Hasta que llegó lo que todo el mundo esperaba, pero nadie quería presenciar: estalló la crisis crediticia en Estados Unidos y su posterior y rápido contagio a las economías del mundo. Como consecuencia de este estallido, los inversores dejaron de comprar deuda, los bancos dejaron de prestar dinero, el PIB decreció, el consumo se hundió, al igual que la economía. Al no prestar los bancos dinero, las personas no consumían, provocando la reducción de costes o el cierre directo por parte de las empresas, lo que llevó al aumento del paro. Los parados ya no podían hacer frente a sus hipotecas y tampoco pagaban el IRPF, los bancos se quedaron con sus casas, pero no pudieron venderlas como habían pensado. Consecuencia: miles de casas vacías, mientras miles de personas estaban en la calle. Las arcas del Estado estaban en números rojos, lo que llevó a los recortes en todos los sectores y servicios.

Nos dimos cuenta de que éramos pobres y de que nunca habíamos dejado de serlo. Habíamos sido engañados.

A pesar de todo esto, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero defendía la solvencia y fortaleza del sistema bancario español, que no había sido infectado con las hipotecas basura, y puso a disposición avales por valor de 100.000 millones de euros. Aún así, más tarde, se sufrieron problemas de liquidez.

Efectivamente, a España no habían llegado las hipotecas subprime procedentes de Estados Unidos, pero los bancos españoles hicieron su propia “basura”, las llamadas participaciones preferentes, que han dejado sin su inversión a millares de ahorradores. A lo que se añade los créditos concedidos por parte de los bancos españoles, imposibles de mantener con la subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y el masivo desempleo.

Hoy, siete años después del inicio de la crisis, no nos hemos recuperado aún. Las consecuencias están siendo devastadoras, al igual que la política de austeridad y las medidas impuestas por parte de Alemania. Recortes, paro, violación de los derechos del ciudadano, casos de corrupción que nos muestran la verdad, son algunas de las cosas a las que los españoles se enfrentan día a día.

Los efectos de la crisis económica: la inversión en I+D

   La inversión en Investigación y Desarrollo es un elemento clave para el desarrollo y competitividad de un país, ya que son los principales motores de la productividad y el crecimiento. Esto está demostrado por la teoría: si los trabajadores disponen de buenos medios para producir, la productividad será mucho mayor en mucho menos tiempo, a la vez que se reducen los costes.

Además, la historia avala estos argumentos. Los mayores protagonistas de la 2ª Revolución Industrial: Alemania, Gran Bretaña y Francia, gracias a su inversión en la ciencia, hicieron crecer de forma asombrosa su economía, al mismo tiempo que el desarrollo en todos los sectores era imparable.

Durante las épocas de crisis económica, la inversión en I+D debería ser primordial; sin embargo, como podemos ver en nuestro país, es algo olvidado. Y, queridos políticos, sin duda tendrá sus consecuencias. Las estadísticas han demostrado que la inversión en I+D en España ha caído un 7% desde el inicio de la crisis y que, en 2012, se invirtieron unos 13 millones de euros, destinando un 1,3% de su PIB. Está demostrado que la inversión de 1€ va a significar la circulación en Hacienda de 2 y 3 euros más, por lo que no hay motivo para evitar esta inversión.

¿Por qué la inversión en I+D es tan importante? A día de hoy, la ciencia es el principal motor de descubrimiento, el que nos hace avanzar hacia el futuro y mejorar nuestra calidad de vida. En una sociedad llena de tecnologías, es necesario mejorarlas y ampliar su campo de utilidad, al igual que es necesario investigar las enfermedades que más están afectando a la sociedad mundial y obtener nuevos conocimientos. De la investigación surgió la vacuna contra la gripe, que ahora todo el mundo pasa sin problemas.

Después de entender esto, no es difícil entender la relación tan importante de la investigación y el desarrollo con la educación, la sanidad, el mercado empresarial y la riqueza. Un ejemplo claro es Alemania, que, a pesar de la crisis, es el único país que sigue creciendo y lo hace gracias a su inversión en I+D. Por ello, esta inversión es clave para salir de la crisis, proporciona puestos de trabajo y aportará mucho dinero en un futuro.

Es muy conocida la “fuga de cerebros” que está teniendo lugar en España. Más de 300.000 jóvenes altamente cualificados han emigrado a otros países desde que se inició la crisis. De hecho, por primera vez en muchos años, la emigración es mayor que la inmigración. El país no se da cuenta de lo que pierde: avanzar y obtener beneficios. Estamos perdiendo talento, talento que contribuirá a mejorar la economía y la sociedad de los países que les acogen. Está teniendo lugar una pérdida de capital humano imparable que obstaculizará el desarrollo de nuestra economía.

Un hecho muy alarmante: la inversión realizada en 2014 es similar a la que se realizaba en 2002 y los presupuestos han bajado un 40% desde 2009. Esto se traduce en cierre de laboratorios y proyectos de investigación sin terminar, ya que se le acaba la financiación. En el mejor de los casos, se marchan con el proyecto a otro país y, como consecuencia, este deja de pertenecernos.

Los expertos denunciaron que casi la mitad del dinero presupuestado en 2012 para I+D+I no se utilizó y casi todo el presupuesto fue para la I+D militar. El problema se encuentra en los fondos financieros (préstamos destinados a las empresas principalmente y que, obviamente, hay que devolver) que suponen un 60% del total del presupuesto y, de la cual, una parte se queda sin gastar y vuelve a las arcas del Estado sin que el sector se vea beneficiado. Centros como el Ciemat, el CSIC o el CIPF se encuentran funcionando bajo mínimos, despidiendo a sus trabajadores o con estos trabajando sin cobrar. La economía española necesita cambiar, olvidarse del turismo y del ladrillo y centrarse en el crecimiento a largo plazo proporcionado por el I+D. No se puede salir de la crisis recortando en investigación científica y no se va a poder crecer sin esta.

CONCLUSIÓN

   Ya ha quedado claro cómo llegamos a esto. Al ser olvidadas las lecciones aprendidas con el crack del 29, el mercado inmobiliario se disparó tras la bajada del precio del dinero, los bancos se vieron obligados a contraatacar y realizaron actividades arriesgadas sin control y sin uso de razón, creando basura lista para venderse por todo el mundo sin pensar en las consecuencias, creyendo que los buenos tiempos iban a permanecer siempre.

Todo esto ha sido el causante de la que la economía mundial se encuentre así en la actualidad. El contagio a los otros sectores fue rápido gracias a la globalización y sufrimos las consecuencias cada día: el aumento del paro, las casas vacías y las personas en la calle, recortes, sueldos bajos, violación de nuestros derechos…

La economía de los países se ha visto afectada en todos y cada uno de los sectores de sus sociedades, afectando a las clases sociales más débiles y que no tuvieron nada que ver con las entidades financieras. La fiabilidad de estas entidades ha quedado muy en entredicho, ya que ni siquiera ellas conocían los productos que vendían o compraban. Solo se han movido por la avaricia, sin pensar en las consecuencias y sin pensar en lo verdaderamente importante y quiénes les hacen funcionar, sus clientes.

Ha sido necesaria la intervención de los gobiernos en la economía de sus países para evitar la ruina de todos ellos dando lugar a una gran depresión. Además, queda comprobado que las medidas de austeridad tomadas en Europa no están teniendo efecto positivo en las economías de sus países. Al contrario, impiden el crecimiento de estos y esto se notará en un futuro no muy lejano.

Los países deben desarrollar sus economías y no explotar solo el sector de la construcción. Al mismo tiempo que deben de cambiar la educación para que estos fraudes no se vuelvan a repetir. Es necesaria la revisión del funcionamiento del sistema capitalista, ya que han salido a la luz sus principales debilidades y ha quedado comprobado que la economía necesita al Estado para no hundirse.

OPINIÓN PERSONAL

   El problema no está en las malas acciones de los bancos que solo se mueven por el dinero, los intereses y los beneficios, el problema está en que la vida hoy, sin la presencia de un banco, no es posible y las consecuencias de sus actos las pagamos todos, aunque la población media, trabajadora, no tenemos nada que ver con ellos. Por eso mismo, como los bancos son una parte esencial de nuestra sociedad, tendrían que tener un mayor control.

Se deberían tomar medidas por parte de los gobiernos de cada país para impedir realmente que vuelvan a ocurrir hechos tan graves, aplicar leyes que obliguen a los bancos a tener más transparencia entre ellos y con sus clientes e impedir que se eliminen leyes que intentan prevenir estas situaciones, como en el caso de Estados Unidos. Aunque es imposible acabar con los períodos de crisis, ya que forman parte del sistema económico vigente en la actualidad, el capitalismo, creo firmemente que en la sociedad tan desarrollada en la que vivimos es posible encontrar las fórmulas necesarias para evitar llegar a los graves extremos a los que se ha llegado.

No nos olvidemos de los que nadie habla, los que no salen en los medios de comunicación, a los que nadie calcula su PIB, los países no tan desarrollados que dependen de las principales potencias. Si en estas la desigualdad cada vez es mayor, el paro no deja de crecer, la pobreza infantil cada día asciende, los recortes en los servicios públicos no permiten dar servicios de calidad, miles de personas están en la calle… ¿cómo estarán allí? No debemos pensar en nuestra situación, en nuestro país, debemos pensar en todos los países del mundo como una unidad. Ya que si nos arrastramos para lo malo, como en el caso de las crisis económicas, también nos arrastraremos para lo bueno.

Por otro lado, considero que las actividades económicas de los países no pueden depender de la construcción y del sector inmobiliario, por eso he elegido el epígrafe de I+D. Los países deben potenciar sus actividades económicas por igual y no depender de un solo factor. Ahora lo vemos claramente: miles de casas vacías, barrios nuevos desiertos, propiedades en cualquier espacio del país…

Las medidas de austeridad impuestas por Alemania a los países europeos más afectados deben terminar. Siete años de crisis económica, ¿no es tiempo suficiente para que alguien levante la voz y diga que ese no es el camino? Los recortes no incentivan el consumo, las empresas no están produciendo más por lo que paro no baja, al contrario, aumenta cada día. Miles de personas están dejando sus casas por esas “basuras” que no conocían y que no pueden pagar, mientras que está demostrado que los responsables de esto, los altos cargos de la sociedad se enriquecen con esta situación.

Es curioso cómo el foco de la crisis económica, Estados Unidos, se ha recuperado de forma casi total en poco tiempo. En mi opinión, es necesario seguir su camino. Hay que dejar paso a la gente, los que de verdad sufren esta situación y los que de verdad tienen soluciones.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s