OTRA VEZ LA PENA DE MUERTE

 

27/3/2015   Por Raquel Garrido del Prado

  

  El debate sobre la pena de muerte es un tema que no pierde actualidad. Hemos salido a la calle a peguntar qué piensa la gente sobre este asunto.

 


 

ANTONIO, 46 AÑOS, DISEÑADOR DE COCINAS (Madrid). FAVORABLE A LA PENA DE MUERTE

 

RAQUEL: ¿Estás a favor de la pena de muerte?

ANTONIO: Sí, estoy a favor de la pena de muerte en determinados casos, es decir, cuando hay pruebas claras o evidentes de que uno es culpable de un asesinato o una violación; esa persona, ya que ha privado de la vida o a disfrutar de la misma a inocentes, no tiene derecho a vivir. En casos claros en los que se demuestre que esa persona es culpable, sí estoy a favor de la pena de muerte. ¿Que habrá gente y parte de la sociedad que no esté a favor de la pena de muerte porque consideren que eso es una aberración? Sí, pero cuidado, porque hasta esa gente que está en contra de la pena de muerte es probable que esté a favor de la pena de muerte si es su hija a la que han matado o a la que han violado. Vivimos en una sociedad que es un tanto surrealista e hipócrita, en la que se ve mal matar a alguien por un delito, pero, si violan o matan a tu hija, seguro que ahí sí se estaría a favor. Mientras que no te toque, se está en contra, y eso es hipocresía.

La única condición es que tiene que estar claro que esa persona es culpable de ese delito, porque, ante la duda, más vale un culpable en la calle que un inocente en la cárcel o ejecutado; ese es un problema al que nos tendríamos que enfrentar. Este es uno de los motivos por los que estaría en contra.

R.: Hay gente que está en contra de la pena de muerte porque piensa que no es justo que la familia del delincuente sufra cuando no tiene la culpa de nada. ¿Qué piensas?

A.: Eso me parece una tontería, porque no puedes privar de la vida a alguien, no puedes pegar una paliza, no puedes violar y que ese delito quede impune, que se tengan veinte, veinticinco años de cárcel de condena y no se cumplan porque, a los quince años, quedes en libertad después de que haber estado gozando, además, de permisos penitenciarios.

R.: Y sobre la tortura, ¿qué piensas?

A.: No estoy a favor de la tortura, no creo que el sufrimiento de una persona torturada compense el dolor de los familiares de la víctima. No creo que, porque me digan que una persona ha sufrido hasta su muerte, compense que me haya quitado a una de mis hijas. Me compensaría que a esa persona que ha cometido un delito se la detenga, se demuestre que ha sido ella y se le aplique la pena de muerte. A mí me da igual cómo le hayan matado, lo que querría es que esa persona no siga disfrutando de la vida.

R.: ¿Te sentirías mejor sabiendo que ese delincuente ha sido ejecutado?

A.: Creo que no. Si a mí me toca en primera persona sufrir el dolor causado por esa persona, el hecho de que le hayan ejecutado no aliviaría mi dolor, aunque es cierto que me encontraría más satisfecho que sabiendo que está en la cárcel viviendo de lo que pago yo como contribuyente.

R.: ¿Y si fuese alguien cercano a ti quien comete el delito?

A.: Pienso que cada uno debe ser consciente de sus actos. Así que, si estoy a favor de la pena de muerte cuando me afecta a mí, también lo tendré que estar cuando alguien cercano comete un delito, porque también habrá otra familia que esté sufriendo un dolor por lo que ha hecho esa persona.

 


ROSA, 43 AÑOS, ENFERMERA (Madrid). CONTRARIA A LA PENA DE MUERTE

 

RAQUEL: ¿Estás a favor de la pena de muerte?

ROSA: No estoy a favor en esta época, porque es una solución muy sencilla aplicar una inyección letal. La ejecución de una persona nunca va a cubrir el sufrimiento de su víctima y de las personas que la rodean.

RAQUEL: ¿Qué tipo de castigo pondrías?

ROSA: A una persona cuyos delitos estén yo le pondría una cadena perpetua y, tal vez, un aislamiento. Creo que, psicológicamente, sería mayor el castigo para la persona condenada, puesto que verse solo y privado de todo afecta mucho más que el hecho de saber que se va a tener una muerte tranquila y sin dolor.

R.: ¿Utilizarías algún tipo de tortura?

No utilizaría una tortura física, pero sí aplicaría una tortura psicológica, como privarle de vivir en sociedad y obligándole a vivir en soledad.

R.: ¿Cómo crees que se sentiría el entorno de la víctima con esta medida? Evidentemente, con cualquier tipo de medida se seguiría sintiendo mal, porque no hay consuelo y cualquier opción sería insuficiente.

 


OTRAS OPINIONES

Sonia, 20 años. Estudiante universitaria (Madrid): “En mi opinión, la pena de muerte implica violar los derechos humanos de los condenados. Creo que la pena de muerte no está justificada por ningún motivo y pienso que deberían existir condenas de cárcel más duras; está claro que hace falta una reforma razonable del sistema legislativo y, además, creo que es la educación que se da la responsable de que tengamos menos delincuencia, ya que hay que educar a los niños para no castigar a los hombres, como decía Pitágoras”.

Carlos, 27 años (Madrid): “En casos extremos y graves, sí estoy a favor de la pena de muerte porque el delincuente se merece vivir el mismo sufrimiento que ha causado. Por otra parte, estoy en desacuerdo con los beneficios que tienen los presos en las cárceles y con el dinero que cuesta al estado mantener a los condenados. En conclusión, defiendo la pena de muerte siempre y cuando se tenga la certeza de la culpabilidad del individuo, porque evita gastos al país y ejecuta a un delincuente”.

Lorena, 22 años. Profesora de Educación infantil (Madrid) “Estoy en contra de la pena de muerte, porque creo que nadie debe tener el poder de decidir sobre la vida de los demás y porque pienso que la sociedad debe realizar actos ejemplares que no se pongan a la altura del delincuente. No creo que el hecho de eliminar la pena de muerte suponga incrementar la delincuencia”.

Cristian, 19 años. Estudiante de Medicina (Madrid): “Yo creo que la pena de muerte debería ser abolida en todos los países del mundo porque el derecho a la vida debe prevalecer sobre cualquier otro, aunque un delincuente no haya respetado esto. Este tipo de condenas es denigrante para la dignidad humana y para el respeto de los derechos humanos. Además, existe la posibilidad de cometer un error y ejecutar a un inocente. Por otra parte, creo que cualquier persona tiene derecho a una segunda oportunidad”.

Fuente: Elaboración propia

Fuente: Elaboración propia

2 comentarios

  1. No sabría qué opinar sobre este tema. No estoy a favor de hacer sufrir a nadie, pero como dice el primer entrevistado, deberías encontrarte en esa situación para valorar si estás de acuerdo con la pena de muerte o no, y estar muy seguro de si realmente es el/la culpable. Aunque la tortura psicológica sin llegar a la muerte, puede hace mucho daño.

  2. Gran debate con muy buenas respuestas. Este tema da mucho de qué hablar. Enhorabuena por tu trabajo y elección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s