SIDA, EL MAYOR PELIGRO ES LA DESINFORMACIÓN

15/4/2015   Por Daniel Rojas Gascón

Según la Organización Mundial de la Salud, el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) representa las etapas más avanzadas de la infección por el VIH. Se define por la aparición de alguna de las más de veinte infecciones oportunistas o cánceres vinculados con el VIH.

Los primeros casos de SIDA aparecieron en 1981 en Estados Unidos y los primeras personas infectadas fueron, en su mayoría, homosexuales, lo que llevó a señalar a gente de dicha orientación sexual como los culpables de esta enfermedad. Más tarde, la sociedad se dio cuenta de que también estaba afectando a drogadictos y receptores de transfusiones sanguíneas, a los que, junto con los homosexuales, se les consideró grupos de riesgo para contraer la enfermedad y se les apartó literalmente de la sociedad.

La aparición del SIDA coincidió con una época difícil, la década de los ochenta, en la que la droga afectó a mucha gente. No había medios suficientes para combatir la enfermedad y la ignorancia y la desinformación eran habituales. Nadie quería hacerse ninguna prueba, en parte por miedo a escuchar que era portador del SIDA, y en parte por menospreciar la gravedad de la situación. Otra vez, ignorancia, lo que provocó que la enfermedad se expandiera y siguiera sin conocerse lo suficiente como para ponerle remedio.

Muchos niños que nacían ya con la enfermedad vivían marginados, no podían relacionarse con casi nadie. Esto fue debido a la desinformación de la mayoría de los padres, que, sin saber nada de la enfermedad, del virus que la provoca o de cómo se transmitía, no dejaban a sus hijos acercarse a nadie que estuviera infectado por precaución. Afortunadamente, gracias a los avances científicos y a la gran accesibilidad a la información que supone internet hoy en día, entre otros medios, la enfermedad está mucho más controlada. Aunque todavía existe mucha gente que, conociendo los riesgos, no toma las precauciones necesarias.

Hay que destacar que durante mucho tiempo se pensó que solo los homosexuales podían contraer la enfermedad, incluso en su origen se le llamo el “cáncer gay” incluso por miembros de ese colectivo. Pero lo cierto es que esta enfermedad puede afectar a cualquier persona y es para concienciarnos de esto por lo que se ha luchado y por lo que se sigue luchando. Y, ¿cómo conseguir que todas las personas tengan una idea correcta y sin prejuicios sobre el SIDA? En mi opinión, llevando el tema de forma natural a los más pequeños. De esta forma, los jóvenes crecerán concienciados de que el SIDA es una enfermedad que existe y contra la cual no hay cura conocida (por el momento), pero sí métodos para evitar contraerla. Toda información y precaución son pocas.

Aquí dejo una entrega de Ochéntame otra vez, programa emitido en TVE, que puede que ya conozcáis, y que explica muy bien el tema expuesto, en el que uno de los protagonistas advierte del peligro de la desinformación y la dejadez con una idea fundamental: “No es más importante evitar un embarazo que el hecho de infectarse de SIDA o de cualquier otra enfermedad de transmisión sexual”.

Por último, hay que destacar que la situación que se vivía con la aparición del SIDA se ha recogido en muchos títulos de cine, en películas como The normal heart, con guion de Larry Kramer, basada en una obra de teatro suya con el mismo título escrita en 1985.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s